шаблоны

Print
PDF

Mochilas Escolares para Nicaragua.

Written by Administrator on .

Mochilas_nicaragua

En Julio del 210 pude visitar la capital de Nicaragua. Durante este tiempo trabajé como voluntaria para un equipo medico misionero que ofrecía clínicas gratuitas a la comunidad de El Timal, específicamente en la barriada Vila Japón. Esta comunidad esta localizada a unos 25 minutos del bullicio de la cuidad de Managua. El contraste que observé de dicha comunidad a la cuidad me impactó en gran manera. La comunidad vivía en casas hechas de cartón de leche, ramas de árboles y bolsas plásticas. En el centro de la comunidad se encontraba la Iglesia del Nazareno, que también estaba hecha de cartones de leche, y una escuela pequeña en cemento; la única estructura sólida en la barriada. Tan pronto llegamos a esta comunidad fuimos recibidos por un grupo de niños llenos de alegría y curiosidad!


Durante nuestra semana de trabajo en la comunidad el equipo medico atendió a mas de 100 personas cada día en las clínicas. Las causas comunes de las enfermedades eran a consecuencia de la mala calidad del agua. La comunidad no tenía agua potable y la única manera de obtener agua era la de una charca de aguas sucias usada para el aseo personal, lavar ropa, tomar y cocinar. Además esta charca era utilizada para llevar al ganado a tomar agua y en donde muchas veces defecaban. Gracias a Dios hoy día la comunidad tiene agua limpia! El equipo que fue a asistir a esta comunidad regresó a su iglesia, Real Life Community Church en Tennessee, y recogieron los suficientes fondos para la construcción de un pozo.

Durante los días de las clinicas pude compartir con los niños y observar que algunos no estaban asstiendo a la escuela. Hablé sobre esta inquietud a la pastora de la iglesia en la comunidad y ella me dejo saber que no todos los niños tenian libreta y/o un lapiz y que esto les impedía asistir a la escuela. Esto me dolió mucho al saber los recursos vastos que existen para los estudiantes de mi país natal, Puerto Rico. No pensé que un articulo tan sencillo como un lápiz, y su escasez, sería un impedimento para los niños no poder asistir a la escuela. Nuestro equipo de voluntarios nos pusimos de acuerdo para adquirir lápices y libretas para cada niño de la comunidad. Al próximo día se les repartieron estos materiales a los niños. Una educación de repente se le hizo realidad a un centenar de niños que antes sus familias no podían costear el gasto de dicho materiales. El mejor regalo para mí fue el ver como las caras de aquellos niños se encendía de alegría!

Hoy me encuentro sumergida en medio de la tarea de llenar formularios que requieren para empezar una organización sin fines de lucro. La inquietud de ver tanta necesidad me ha hecho comprometerme con la comunidad de el Timal para llevarles 125 mochilas llenas de materiales escolares necesarios para que cada niño y niña pueda obtener una educación. También deseamos llevarle 3 bicicletas para ayudar a los maestros en su transportación diaria a la escuela y una computadora nueva o usada para la escuela.
Hasta entonces, continuo planificando, escribiendo cartas de auspicio, escribiendo en el “blog”, orando y esperando que otras personas se unan a mí en esta misión de proveer a 125 niños la oportunidad de recibir una educación!